miércoles, 18 de mayo de 2016

EL ORO DE MOSCÚ

Desde hace un par de años, permanezco más horas en avión y otras tierras que en suelo patrio, el continuo viajar a causa del trabajo me convierte casi en un apátrida físico, a pesar de las nuevas tecnologías, que permiten acercarnos como si fronteras no hubieran. Vamos a intentar ponernos un poco al día con este Blog.

Sin duda, José Luis Rodríguez Zapatero ha sido uno de los más nefastos gobernantes en la historia de España, listillo pero no inteligente, aunque supo sacar partido para tapar sus múltiples meteduras de pata. "Hitos" como el homomonio, el cheque bebé y alguna que otra zarandaja ocultaron el desplome social, económico, territorial, moral y político de nuestra Patria.

Zapatero, como saben hacer muy bien las izquierdas, empleo todos los medios a su disposición para volver a poner sobre la mesa el fantasma de la guerra civil y con estos argumentos enfrentar a nuestra sociedad. Me decía no hace mucho un anciano soldado de Caballería a las órdenes del general Monasterio: "Ahora, por la guerra, no nos peleamos los que luchamos en ella, sino los nietos y bisnietos de los combatientes que han nacido entre algodones y ni saben en que año estalló el conflicto". Verdad más grande no la hay.


Zapatero se extrajo de la manga la llamada "Memoria histórica" y en este Blog vamos a dedicar una etiqueta denominada "Memoria histÉrica" en la que iremos desarrollando diversos artículos basados en documentos para que aquellos que no posean los datos, puedan usarlos como argumentos.

Miren Ustedes una cuestión: Tal y como está España en estos momentos, y como desgraciadamente se nos ve desde el resto del mundo, aunque argumentemos documentalmente los hechos históricos y las salvajadas que se cometieron en la guerra y durante la segunda república por el Frente Popular... no solo van a ser negados, sino que además van a ser aplaudidos, tergiversados o cualquier otra salvajada que se nos ocurra, pero no por ello hemos de abandonar el combate por la verdad.

Recientemente, en un vuelo a Turquía, una compañera mía dijo "uno menos" refiriéndose al asesinato de Luis Moscardó a manos del frente popular al no rendir su padre el Alcázar de Toledo. Esta tipa, que se considera pacifista, solidaria y no sé cuantas cosas más; pero ese asesinato le parecía totalmente justificado, tildando al joven Moscardó (EPD) de fascista, franquista y no sé cuantas cosas más. Esa misma noche, cenando en el hotel, recibió un baño por parte de toda la expedición, porque un asesinato, aunque sea de alguien contrario a nuestras ideas, hay que rechazarlo; más aún en las condiciones de chantaje y asesinato a sangre fría que se dieron en esos momentos.

No es de extrañar que Podemos, Izquierda Hundida y gentes del PSOE simpaticen con los asesinos etarras, los bolivarianos y bichos de esa especie.

Empecemos pues y vamos a tratar el tema del llamado "Oro de Moscú" y para ello no es necesario leer libro alguno, basta con ir a la híbrida Wikipedia y leer al que fuera presidente del consejo de ministros Francisco Largo Caballero, PSOE, también llamado "el Lenin español":

«¿Cuánto oro se entregó a Rusia? Nunca pudo saberse, porque el Sr. Negrín, sistemáticamente, se ha negado siempre a dar cuentas de su gestión. Después se ha sabido, por unas cuentas publicadas por el Banco de España en 30 de abril de 1938, que dicho Banco había entregado en custodia 1.592.851.906 millones [sic] en oro y 307.630.000 en plata. Aparte de esto, Hacienda se incautó de todo lo existente en cajas de seguridad de los Bancos oficiales y privados, cuyo valor se eleva, seguramente a muchos millones. 

¿Todo esto más las alhajas que existían en el Palacio Nacional, en habitaciones reservadas, y las de muchos particulares, se han gastado en armas? ¿Al terminar la guerra qué oro quedaba en poder de Rusia? ¿Ha liquidado con el Gobierno llamado del Sr. Negrín? Esto no lo puede saber nadie más que él, pues (…) siempre se negó a dar cuenta de la situación económica. (...) 

El señor Negrín, sistemáticamente, se ha negado siempre a dar cuenta de su gestión, (…) de hecho, el Estado se ha convertido en monedero falso. ¿Será por esto y por otras cosas por lo que Negrín se niega a enterar a nadie de la situación económica? Desgraciado país, que se ve gobernado por quienes carecen de toda clase de escrúpulos (...) con una política insensata y criminal han llevado al pueblo español al desastre más grande que conoce la Historia de España. Todo el odio y el deseo de imponer castigo ejemplar para los responsables de tan gran derrota serán poco».

Francisco Largo Caballero, marzo de 1939