miércoles, 13 de junio de 2007

GLORIAS DEL REQUETÉ (1ª PARTE)

Nos ha llegado un precioso documento titulado "Glorias del Requeté" dedicado a don Jaume Bofill Gasset, Requeté Laureado del Laureado Tercio de la Virgen de Montserrat. Dedicamos este artículo a los gloriosos combatientes de la unidad consagrada a la Moreneta y a la Germandat del Terç, con mención especial a don Joan y don Felio.


CODO Y BELCHITE


JAIME BOFILL GASSET es símbolo del heroísmo y del ideal de una generación de la que muchos ofrecieron sus vidas en la Guerra Civil de 1936, consecuencia de la gran crisis espiritual e ideológica del siglo XX, para salvar nuestra Religión y los valores permanentes de nuestra Tradición, o de una manera más inmediata, como diría el General Goded al ofrecerse a Azaña (cuatro semanas antes del Alzamiento), "para mantener el orden en la calle y el respeto a una religión que nos es esencial".

En una de las acciones militares mas trascendentes de dicha guerra, cuando Zaragoza estuvo a punto de ser conquistada y hallándose el frente Nacional prácticamente desguarnecido, JAIME BOFILL se encuentra en una punta avanzada, en Codo, como requeté del Tercio de Nuestra Señora de Montserrat. Las fuerzas atacantes, en un sector de 60 kms., fueron 150.000 hombres; los defensores en todo el mismo sector, 6.737 hombres. Codo contaba sólo con 213 hombres. Los atacantes fueron las brigadas 32 (comunista) y 116 (anarquista), con fuerzas de caballería de la 4ª Brigada y apoyo artillero; en conjunto unos 8.000 hombres. En una proporción entre ambos contendientes de 30 por uno, los defensores luchan desesperadamente hasta la muerte, resisten por espaco de dos días frente a un torrente de fuego y metralla, de casa en casa, hasta agotar las municiones. Hemingway, testigo presencial desde la 15 Brigada Internacional Roja, escribió: "aquellos hombres lucharon brava, desesperadamente... una forma de luchar que no se sabe si calificar de histérica o temeraria";otro periodista americano, Matthews, comentó: "las milicias nacionalistas era fanáticamente valientes". La realidad es que de 182 hombres de que se componía el Tercio murieron en la batalla 136 (todos sus oficiales y sargentos), y de 40 falangistas que se les habían unido, 39. Unos pocos supervivientes, abren al asalto el cerco rojo en la oscuridad de la noche y algunos consiguen introducirse hasta Belchite por entre las líneas rojas, en cuya población había de proseguirse la lucha y la defensa por espacio de otros 10 días, también con reducidas fuerzas (2.237 defensores, frente a las Brigadas Internacionales 11 y 15, unos 12.000 hombres, cuyo avance había sido también retrasado por tres días por la resistencia de Quinto.
También aquí hubo heroísmo hasta la muerte. en el año 1947 había todavía, protgido por un cristal, en el ábside destrozado de la Iglesia y escrito a lápiz sobre un trozo de pared blanca, esta inscripción: "Aquí muere, por Dios y por España, un requeté aragonés ¡Viva España!".

Al final de su resistencia, también en Belchite, rompen el cerco enemigo durante la noche y solo 200 supervivientes llegan hasta Zaragoza.

Esta resistencia paralizó la ofensiva de Líster, quien dijo: "En la operación de Zaragoza había fuerzas suficientes para haber conquistado la ciudad...". "¿Para qué nos sirvieron Quinto y Belchite, sobre todo este último, donde se quemaron nuestras reservas? Para nada. Y sin embargo, allí se consumieron varias divisiones durante días...".

El Generalísimo comentó de esta batalla: "Belchite, espolón de nuestra línea, tenía que resistir a costa de lo que fuera. Así se ordenó y así se cumplió. Resistieron aquellos bravos tanto como necesitábamos".

Manuel Aznar, en su Historia Militar de la Guerra de España, concluye así su comentario a esta batalla: "Un pequeño grupo de requetés resistió con grandeza heróica que iguala los hecos más altos de las guerras históricas".

Codo, Belchite, Quinto, tres nombres gloriosos que rompen la ofensiva roja de Aragón (digo rojas, porque las fuerzas atacantes son comunistas y anarquistas). En cada una de estas poblaciones de resistencia, un Tercio de Requetés: El Tercio Catalán de Nuestra Señora de Montserrat, y los aragoneses de Almogávares y María de Molina. Una Cruz Laureada Colectiva de San Fernando para cada uno de los tres Tercios. Tres símbolos heróicos de lo que fue aquella defensa y de lo que significó el ideal del requeté en la defensa de la identidad espiritual de España.

Prieto, en una alocución por radio inmediata al Alzamiento, afirmó que con los recursos industriales y financieros de que disponía el Gobierno, "podría ascender hasta la esfera de lo legendario el valor heróico de quienes impetuosamente se han alzado en armas contra la República, y aún así, aún cuando su heroísmo llegara a grados tales que pudiera se cantado por los poetas, que quisieran adornar la historia de esta época triste, aún así sería inevitable, inexorable fatalmente vencidos". Luego pudo comprobar como Ministro de la Guerra que los combatientes Nacionales superaban a los héroes de leyenda por él imaginados. En su amarga derrota acuñó esta frase sacástica que es una candidatura de la realidad: "requeté: animal con cresta rojas que después de comulgar ataca al hombre".
En esta batalla alcanzaron el sublime tributo de la muerte muchas personas queridas cuyo recuerdo entrañable pervive entre nosotros (Desvalls, Alós, Bach ... y tantos más). En medio de tato heroísmo hubo numerosas conductas singularmente heroícas y que merecieron las más altas condecoraciones, y entre ellos, mereció y obtuvo la Cruz Laureada Individual de San Fernando nuestro aquí homenajeado JAIME BOFILL GASSET.


CONTINUARÁ .....

2 comentarios:

vagamundos dijo...

Me ha gustado mucho este artículo suyo, pero hay dos cosas o tres que me gustaría comentarle.

"El Generalísimo comentó de esta batalla:"

¿No me diga que es usted franquista? No es posible. Seguro que fue un "lapsus". Le diré que cuando he llegado a esa expresión me ha dado una punzada. Franco fue un traidor con el carlismo al que apuñaló y destruyó, un asesino y carcelero de miles de inocentes de aquí y allá tras la guerra, y un dictador primero fascistizante y luego económicamente liberal. Y de corazón alfonsino. Ése de los carlistas no fue nunca ni Generalísimo ni nada. LLámelo Franco y santas pascuas, que si no no nos vamos a quitar el sambenito en la vida y nosotros de franquistas nada. Sólo faltaría.

"En su amarga derrota acuñó esta frase sacástica que es una candidatura de la realidad: "requeté: animal con cresta rojas que después de comulgar ataca al hombre"."

Ésa se la quitó a Pío Baroja. La original decía algo como: 'carlista: fauna pirenaica de cresta roja que después de comulgar ataca al hombre'

Sin más, un saludo.

-*D*~*P*~*F*~*R*-

Requeté Català dijo...

Querido amigo. Totalmente en sintonía con Usted y su comentario, pero tenga presente que hacemos la transcripción literal del documento que nos ha llegado. No hemos añadido ni quitado nada. Aunque no nos guste, la mayor parte de los escritos post guerra civil, la figura del general Franco aparece en libros y folletos como "generalísimo", "caudilo" y mil cosas más. Pero repetimos, que la transcripción de los documentos es totalmente literal a como nos llegan.

Un abrazo.